Juego responsable y recomendación de fuentes confiables

Hablar con los jugadores potenciales sobre las decisiones que toman, es la responsabilidad final de cada empresa. Es importante no solo reconocer el lado divertido de los juegos de azar, sino también actuar de manera responsable, siempre que se trate de casinos en línea y máquinas tragamonedas. A pesar de la creencia popular de que el juego es un pasatiempo entretenido con riesgos potencialmente de cero, también se deben reconocer los peligros de caer en la trampa de las constantes apuestas.

Si se siente deprimido, frustrado o enojado por la cantidad de horas que pasa jugando, hay recursos gratuitos accesibles para ayudarlo a encontrar un equilibrio entre el juego y la vida real. Los jugadores recibirán la asistencia y el estímulo verbal, que tanto necesitan para que los juegos permanezcan como un espacio seguro y divertido para visitar. Parte de la responsabilidad de nuestra compañía es garantizar un entretenimiento honesto a todos los jugadores. Esto no solo se aplica a los sitios que han sido probados y monitoreados por los laboratorios, sino también a los socios comerciales de las empresas que se recomiendan. Hacer una apuesta puede ser una experiencia arriesgada, por lo que es natural que los jugadores busquen jugar de la manera más segura.

Si conoce los detalles del juego y los mecanismos básicos de las máquinas tragamonedas que está jugando, este puede ser el primer paso en el camino hacia las apuestas exitosas. Para asegurarse de que ha encontrado el proveedor adecuado, puede navegar por la red para encontrar las reseñas de la empresa. Si está buscando una versión “demo” gratuita de un juego en particular, es mejor seleccionar los casinos en línea con los que ya está familiarizado. Independientemente de su experiencia de juego, tómese su tiempo y asegúrese de haber tomado la decisión correcta. Será más fácil seleccionar un casino en línea una vez que haya estudiado las posibilidades y analizado las oportunidades potenciales de ganar.

Problemas de juego: superar miedos y prejuicios en línea

Jugar a diario no debe desencadenar tus miedos internos, pero es necesario establecer límites para los juegos de alto riesgo que has elegido. Detectar un trastorno es posible, en función del comportamiento que los jugadores están demostrando cuando no están teniendo acceso a sus tragamonedas favoritas.

La Asociación Psiquiátrica nos ha proporcionado una serie de puntos que podrían ayudar a indicar un posible trastorno relacionado con el juego:

  • Los jugadores sienten la necesidad de hacer apuestas más grandes para estimular su interés.
  • Las cantidades de apuestas están aumentando desproporcionadamente a las ganancias que reciben los jugadores.
  • Los intentos repetidos de dejar de jugar causan frustración inmediata, estrés, ira o molestia.
  • Los intentos de excluir los juegos de sus vidas han fracasado o han resultado en que los jugadores tengan ataques incontrolados de ira o irritación.
  • Los jugadores están separados de su realidad cotidiana, sus deseos giran en torno a las victorias y las apuestas.
  • Los juegos son una ruta de escape de la sensación de estrés que experimentan en el trabajo o en un entorno abarrotado.
  • Tratar de reducir el número de apuestas da como resultado que los jugadores oculten el verdadero alcance de su adicción.
  • El proceso de juego ha distraído repetidamente a los jugadores de sus actividades sociales.
  • Los jugadores sienten la necesidad de reponer sus recursos financieros para volver a los juegos de azar.
  • Los jugadores se niegan a reconocer la adicción al juego y tienden a cambiar la culpa o se niegan a revelar la verdadera cantidad de apuestas.

Si los jugadores muestran un par de características, mencionadas anteriormente, la experiencia de juego no cuenta como una alta adicción. Si se pueden usar cuatro o más puntos para describir su experiencia como jugador, le sugerimos que vea a un terapeuta para obtener ayuda elegible. Surgen problemas graves cuando se cumplen ocho o más características de forma regular.

Cómo obtener ayuda para los jugadores. Comprender el problema

Si hay una tendencia a participar en juegos de azar excesivos, exhibidos por alguien que conoces, es esencial darse cuenta de que se pueden prevenir más problemas. Si la práctica del juego ha sido reconocida como legal, el gobierno tiene que ofrecer agencias específicas para que las personas obtengan ayuda. Además de las agencias gubernamentales, también hay terapeutas con licencia disponibles para ayudar a los jugadores obsesivos a lidiar con sus problemas, superando el deseo.

En caso de que las personas requieran ayuda instantánea, hay líneas directas proporcionadas a los jugadores que podrían tener un problema con su experiencia de juego. Los especialistas que trabajan para las líneas directas generalmente están disponibles los siete días de la semana, lo que significa que le pueden proporcionar ayuda instantánea a pedido. “Gamblers Anonymous” es una de las organizaciones de autoayuda que le brinda la oportunidad de hablar sobre los problemas del juego junto con personas que han mostrado el mismo comportamiento. Estas organizaciones tienen como objetivo apoyar a las personas que sienten que sus tácticas de apuestas se han visto comprometidas por sus tendencias adictivas.

Si no está seguro de si se necesita la ayuda, existe la opción de agregar a los jugadores a las listas de autoexclusión en línea. Prohíben a los jugadores entrar en el espacio de juego, incluso si expresan el deseo de hacerlo. La mayoría de los casinos en línea tienen listas especiales que pueden prohibir legalmente que los jugadores se acerquen a un casino. Los sitios en línea en los que se puede confiar también pueden excluir a los jugadores a pedido. Los gobiernos son responsables de mantener a ciertas personas alejadas de los sitios de juego. Si existe la sospecha de que alguien con quien estás familiarizado, exhibe comportamientos de un jugador obsesivo, te recomendamos que busques ayuda de inmediato. No hace falta decir que jugar en línea y fuera de línea debe regularse en consecuencia.